Método Rolfing

El Rolfing® es una terapia que mejora la estructura del cuerpo, la postura y el movimiento gracias a la liberación de tensiones acumuladas en el tejido conectivo, principalmente la fascia.

Para ello, el Rolfer™ (terapeuta de Rolfing) utiliza presiones y diferentes técnicas específicas de manipulación del tejido conectivo para moldear la fascia.

Con el paso del tiempo y a lo largo de la vida, los hábitos posturales, los movimientos repetitivos y el estrés influyen en la fascia, que va perdiendo elasticidad. Como consecuencia, el cuerpo pierde potencial de movimiento y se generan tensiones y restricciones que producen dolores y molestias.

Asimismo, todo lo que va sucediendo en nuestra vida (embarazos, accidentes, caídas, operaciones, cambios bruscos, tensiones emocionales…) deja huella en nuestro cuerpo, a nivel de la fascia, debido a la gran cantidad de receptores nerviosos que posee (cuatro veces más que los músculos*).

El Rolfer manipula la fascia mediante presiones profundas para liberar tensiones acumuladas, eliminar restricciones en el tejido y restaurar la elasticidad siguiendo unos objetivos programados para cada sesión. Al ejercer presión sobre la fascia, se influye en el sistema nervioso, ofreciendo cambios a nivel físico que ayudan a mejorar el bienestar global de la persona.

El proceso de Rolfing IE es un proceso de reeducación y aprendizaje. Su enfoque holístico y la relación de la fascia con el sistema nervioso son las claves para producir cambios y beneficios a largo plazo en la estructura y postura, la coordinación y el movimiento, la percepción y el cómo estamos y nos relacionamos con el entorno.

El objetivo del Rolfing es reorganizar la totalidad del cuerpo alrededor de una línea corporal interna, diferente en cada persona y próxima al eje vertical, alineada con la fuerza de la gravedad que proporcione un equilibrio óptimo y natural permitiendo un mayor potencial de movimiento con el mínimo esfuerzo.

Es muy recomendable para músicos, tanto para aquellos que tienen algún tipo de dolencia como para los que no la tienen pero desean maximizar su potencial físico – mental, incrementar la inteligencia corporal y prevenir lesiones.

Músicos como la violinista Jennifer Koh explica en este el vídeo que una de las cosas que hace para cuidar su cuerpo y evitar lesiones es recibir sesiones de Rolfing.

El pianista Leon Fleischer recibió sesiones de Rolfing para recuperar la debilidad de su muñeca y el dolor de su mano. Rolfing le ayudó para tratar los síntomas de la distonía focal.

Más información en “Método Rolfing Integración Estructural”.

Comentarios cerrados